Intento de asesinato en un piso de Ciudad Jardín causa conmoción

Intento de asesinato en un piso de Ciudad Jardín causa conmoción

El hombre que milagrosamente sobrevivió a un tiro en el pecho en Ciudad Jardín

Durante un largo período de tiempo, el protagonista de esta historia evitó contactar con las autoridades policiales. Había escapado con vida de un disparo en el pecho y no podía estar seguro de que los responsables no regresaran a buscar venganza. El incidente con armas de fuego ocurrió en un apartamento de Ciudad Jardín, al cual la víctima había acudido para hacer un negocio, según reveló posteriormente a los investigadores. Sin embargo, lo que encontró allí fueron dos individuos que, en complicidad con quien había concertado la cita, tenían la intención de acabar con su vida.

Los acontecimientos tuvieron lugar el 21 de febrero de 2020 y, aunque el motivo de aquel encuentro no se aclaró durante el juicio, los agentes del Grupo de Homicidios encargados del caso tenían la convicción de que se trataba de una “transacción de droga”. De esta manera, los sospechosos pretendían quedarse con la mercancía y el dinero, además de eliminar al único testigo de aquel robo de sustancias estupefacientes. Sin embargo, su plan no salió según lo planeado.

El día señalado, la víctima llegó a la dirección proporcionada por teléfono. En la calle, un implicado le esperaba y lo llevó engañado hasta el departamento. Una vez dentro, recibió una patada por la espalda que lo hizo caer sobre un sofá. En ese momento, se dio cuenta de que había dos individuos en el lugar, aparentemente hermanos y totalmente desconocidos para él, al igual que el primer perpetrador. Ambos llevaban armas de fuego y, de repente, uno de ellos le disparó en el pecho a menos de un metro de distancia, diciéndole “esto es lo que hay”.

Así lo expone la sentencia emitida por la Sección Novena de la Audiencia Provincial de Málaga, a la cual SUR ha tenido acceso. De acuerdo con dicha sentencia, los tres responsables de intentar asesinar al hombre han sido condenados a una pena total de nueve años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de tenencia ilícita de armas. Además, deberán indemnizar a la víctima con 6.000 euros. La resolución señala que, tras el primer disparo, se produjo una sucesión de ráfagas de al menos dos armas de fuego, aunque solo una de las balas alcanzó al hombre en el pecho. Su corpulencia y la acción rápida de ser trasladado al hospital por su novia y un amigo le salvaron la vida.

El ingresó en urgencias con una herida y orificio de entrada y salida en la zona izquierda del tórax, habiendo perdido una cantidad significativa de sangre. Necesitó múltiples transfusiones y sufrió daño pulmonar. Según los médicos forenses, las lesiones provocadas por el tiroteo constituían “un evidente riesgo vital, que podría haber resultado en su muerte” de no haber sido por la rápida actuación de los facultativos. Requirió de tratamiento médico-quirúrgico y 45 días para sanar, dentro de los cuales pasó cinco de ellos en estado grave en la UCI y ocho días en estado delicado.

El perjudicado tardó meses en hablar con la Policía Nacional, pero durante ese período los agentes del Grupo de Homicidios continuaron avanzando en su investigación para identificar a los autores del ataque con armas de fuego. Antes de que la víctima proporcionara información, los implicados ya habían sido delatados por sus propias huellas dactilares encontradas en el lugar del suceso. Los ADN hallados en el apartamento fueron cotejados con las bases de datos policiales y se obtuvieron sus nombres y apellidos. Aunque los acusados tenían antecedentes penales, estos no fueron considerados reincidencia en el caso. La defensa intentó justificar el rastro de los implicados alegando que el piso era un “narcopiso” y que los acusados eran consumidores de drogas, pero esta versión fue demolida en el juicio con los testimonios de los vecinos, quienes afirmaron que la vivienda estaba deshabitada desde hace tiempo y nunca había tenido actividad ilícita.

Publicar comentario