Denuncian la falta de aire acondicionado en la Jefatura de Granada, poniendo en riesgo la salud de los agentes

Denuncian la falta de aire acondicionado en la Jefatura de Granada, poniendo en riesgo la salud de los agentes

Mareos, náuseas y dolores de cabeza: las condiciones de trabajo que denuncian los Policías en Granada y Motril

Agentes de la Policía Nacional en Granada y Motril están sufriendo malestares físicos como mareos, náuseas y fuertes dolores de cabeza debido a las condiciones de trabajo en sus comisarías. El Sindicato Unificado de Policía ha denunciado la falta de aire acondicionado en las instalaciones, lo que ha llevado a temperaturas extremas en el interior. Este problema se ha agravado recientemente cuando un funcionario tuvo que ser hospitalizado por un golpe de calor en la Jefatura Superior de Policía de la capital.

El sindicato ha detallado que varios espacios dentro de la Jefatura Superior de Policía de Granada, como la garita de seguridad, la oficina de denuncias, la inspección de guardia y despachos del distrito norte, no cuentan con aire acondicionado y carecen de ventanas. Debido a esto, estas áreas se han convertido en “verdaderos hornos” con temperaturas que superan los 30 grados, incluso más altas que en el exterior.

Relacionados  Detenido en Armilla por agredir a su pareja en presencia de menores: Policía Local coordina con Almuñécar para su detención

Los agentes han experimentado problemas de salud como visión borrosa, mareos, fuertes dolores de cabeza, náuseas y aumento del ritmo cardíaco. El sindicato ha exigido a la Subdelegación de Gobierno y al Ministerio del Interior que tomen medidas para solucionar estas deficiencias, ya sea reubicando a los agentes en zonas climatizadas o instalando aire acondicionado portátil mientras se resuelve el problema de forma permanente.

El Sindicato Unificado de Policía ha destacado que el Real Decreto recomienda detener la actividad en caso de alerta naranja y roja, pero no se están realizando mediciones de temperatura en las instalaciones. En caso de no resolverse este problema de forma inmediata, el sindicato amenaza con solicitar el cierre de estas zonas de trabajo para proteger la salud laboral de los agentes.

Desde el SUP sugieren que los equipos de aire acondicionado, tanto portátiles como fijos, incautados en intervenciones relacionadas con marihuana podrían ayudar a paliar las necesidades de material que sufren actualmente.

Publicar comentario