Miles de objetos perdidos en Burgos terminan en las dependencias de la Policía Local

Miles de objetos perdidos en Burgos terminan en las dependencias de la Policía Local

Objetos bajo custodia de la Policía Local en Burgos: una cuestión preocupante

Cada año, miles de objetos son extraviados por los habitantes y visitantes de Burgos. Algunos de ellos son encontrados por personas que deciden quedárselos, mientras que otros son recuperados por sus dueños. Sin embargo, una gran cantidad de estos objetos termina en manos de la Policía Local de Burgos, quienes se encargan de custodiarlos y buscar a sus propietarios.

Hasta la Comisaría llegan diariamente dos o tres carteras y un móvil en promedio. Estos objetos, considerados “perdidos” para algunos y “hallados” para los policías, son los más comunes, según indica José Luis, encargado del almacén de objetos. No obstante, también se recogen llaves, gafas, altavoces, cascos de moto e incluso patinetes. Sin embargo, las dentaduras postizas no son recogidas debido a la falta de espacio y su alto costo de mantenimiento.

Uno de los objetos más destacados que se custodian son los audífonos. Estos aparatos suelen ser de alto valor económico y suelen contar con un número de serie único. La devolución de estos dispositivos genera una gran alegría en sus propietarios.

Los autobuses y los centros comerciales son los lugares donde se extravían la mayor cantidad de objetos en Burgos. De acuerdo con José Luis, estos lugares son considerados los “puntos negros” de la ciudad en términos de pérdida de objetos.

La Policía Local de Burgos se encarga de hacer un registro detallado de los objetos que llegan a sus dependencias y toma los datos de la persona que los entrega. Todos los objetos son guardados durante dos años, y en ese tiempo, el propietario puede recuperarlos si así lo desea. Sin embargo, antes de que se cumplan los dos años, los agentes intentan buscar al propietario y suelen publicar en redes sociales fotos de los objetos perdidos para maximizar las posibilidades de encontrar a sus dueños.

En el caso de las carteras, los policías intentan contactar con los propietarios a través de las identificaciones que encuentran en ellas. En cuanto a otro tipo de documentos como DNI, pasaportes o tarjetas sanitarias, se contacta con las autoridades correspondientes para facilitar la comunicación con los interesados.

Relacionados  Concentración en la Plaza Mayor de Valladolid para recordar a Sergio Delgado, joven víctima de una agresión mortal en Burgos

Una vez que pasa el periodo de dos años sin que se reclame un objeto, se busca darle una salida adecuada. Algunos objetos como carteras, joyas, cascos de moto y patinetes son puestos a disposición de las personas que los necesiten. Sin embargo, objetos como móviles, tabletas y relojes inteligentes deben ser destruidos debido a la protección de datos personales que contienen.

Las gafas son uno de los objetos más comunes que se extravían en Burgos y no son destruidas. La Policía Local ha recibido una solicitud de una ONG para donar estas gafas a quienes las necesiten. Los paraguas también se suelen donar si no son reclamados en dos años.

La Policía Local ha decidido no recoger ropa debido a la falta de espacio y la dificultad de desinfección. Sin embargo, en casos excepcionales, como una cazadora de motero, se han realizado esfuerzos adicionales para encontrar al propietario.

En resumen, la cantidad de objetos perdidos en Burgos es una preocupación para la Policía Local. A pesar de los esfuerzos por devolver estos objetos a sus propietarios, muchos de ellos no son reclamados y terminan siendo destruidos o donados. Es importante concienciar a la población sobre la importancia de cuidar sus pertenencias y estar atentos para evitar su pérdida.

Publicar comentario